Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico), ha elevado su apuesta por el oro, dado que espera que el precio del oro suba en el mediano y largo plazos. La apuesta ha sido fuerte, ya que en el primer trimestre del año, la entidad monetaria mexicana ha comprado más de 4 mil millones de dólares en lingotes, acumulando tras estas adquisiciones unas 100 toneladas del metal dorado.
La decisión se fundamenta en la previsión de que los precios del oro continuarán aumentando, en un horizonte no de aquí a fin de año, sino a medio y largo plazo.
Esta situación sumada a la posibilidad que el oro otorga a los bancos centrales de diversificar el riesgo de sus reservas, la compra del metal se transforma en una decisión adecuada, de acuerdo a lo expresado por el director del Banco Central del país americano.


Considerando que el oro elimina los riesgos de tipo de cambio, la compra del metal precioso por parte de los Bancos Centrales de varios países, se ha convertido en una práctica habitual, en estos tiempos de incertidumbre.
Las autoridades monetarias, utilizan el oro como un método para aumentar el rendimiento de las reservas del país sin incurrir en riesgos adicionales, considerando aquellos derivados de la inversión en otros activos apropiados.
Las compras efectuadas por las autoridades monetarias de diversos países, tienen un importante valor simbólico y actúan como catalizador para el resto de operadores. Estas decisiones, ponen de manifiesto el carácter de refugio monetario que exhibe el metal así como su función como divisa universal.

Como comentamos en varias oportunidades, una de las formas de invertir en oro u otros metales es a través de la compra de acciones de las compañías mineras que efectúan la extracción y refinamiento del metal.
La posibilidad de acceder a los beneficios obtenidos por las empresas mineras es una forma de diversificar el riesgo de inversión en un mercado tan volátil como el de las materias primas.
No sólo nos ofrece la posibilidad de no sucumbir ante los ajustes cortoplacistas en los precios de los metales, sino que también nos posibilita continuar recogiendo beneficios ante la caída de un metal en particular, como sucedió con la plata hace un par de semanas. Esto tiene su explicación, en que la mayor parte de las mineras no se dedica a la extracción de un único metal. Como consecuencia de las características propias de la explotación minera, las compañías se centran en un metal, pero terminan comercializando varios. De esta forma, el desplome en los precios de uno, no hace caer en igual proporción sus acciones, ya que la actividad empresarial va más allá de la cotización de un único metal.
Este momento y después de las correcciones que sufrieron los precios de la mayoría de las materias primas, constituye un periodo oportuno para comprar valores en el sector minero.
Según los expertos, la senda bajista encabezada por la plata, no implica la continuidad de una debacle de precios de los metales, sino que está originada en una purga especulativa sobre la cotización de los metales.
Tal como advierten los estrategas del Citi, no se puede hablar de un crash en el consumo global de materias primas, sino tan sólo de una ralentización. Es por ello, que los fundamentales de las principales compañías de la industria cotizadas en Londres, no dan señales de debilitamiento, sino que han salido fortalecidos.
Así, el potencial alcista en las acciones de las grandes empresas mineras internacionales que negocian en Londres, ha llevado a que la recomendación del consenso del mercado sea la de comprar.
Pese a los movimientos de precios en los mercados de materias primas y en los recortes observados en las bolsas, las principales mineras no han debido modificar sus previsiones de crecimiento y beneficio para este año y el próximo. Algunas compañías incluso, no sólo que las mantuvieron sino que han mejorado sus perspectivas de ganancias para este lapso.
Esta por tanto, puede ser una excelente oportunidad para hacerse de un beneficio adicional a través de la compra de acciones de compañías mineras.

BMI Research ha revisado su previsión para 2017 con un objetivo a $ 1 300 / oz, de los $ 1 400 / oz previamente anticipados.

Después de que el candidato republicano Donald Trump fuera elegido el próximo presidente de los EEUU, vimos una fuerte caída en los precios del oro. "Vemos escaso espacio para un rebote en las próximas semanas", dijo la firma de investigación  señalando que los mercados están esperando nuevos datos sobre la la inflación y la futura politica sobre las tasas de interés bajo ​​la Presidencia de Trump.:
 Hay fuerte expectativas de subida de los tipos de interés nominales y reales como resultado de las expectativas de un importante paquete de estímulo fiscal en los EE.UU. a partir de 2017, indicó BMI.
Las expectativas de aumento de la tasa son negativas para los precios de los metales preciosos, dado que tasas más altas reducen el atractivo de l oro, que produce intereses. En el caso de que los precios del oro se rompen por debajo del soporte clave alrededor de $ 1 200 / oz, BMI  no descartaría una caída temporal en el nivel de $ 1 050 / oz.

Sin embargo, mientras que ha bajado su pronostico sobre el oro a el corto plazo, ha dejado sus pronósticos a largo plazo, para 2019 y más allá, sin cambios, debido a las presiones inflacionarias crecientes que pueden provocar un rebote en los precios del oro. BMI añadió que la política monetaria en los mercados desarrollados fuera de los Estados Unidos seguiría siendo acomodaticia, particularmente en Japón y la zona del euro.

Los inversores en busca frenetica de valores seguros, ya que Donald Trump es el nuevo presidente de los estados unidos.

El precio del oro subió casi un 4% a 1 $ 316 la onza el martes por la noche. Este es el mayor incremento desde el Brexit oro el pasado verano.

El precio de los bonos del Tesoro de Estados Unidos también aumenta, lo que resulta en menores rendimientos. El oro esta en pleno rally, los inversores están comprando existencias de oro en todo el mundo. También hubo una fuerte venta al contado del peso mexicano. 
El mercado ha considerado durante mucho tiempo la economía mexicana como la más vulnerable a una presidencia Trump. La economía de México depende de Estados Unidos y Trump ha reducido sus lazos económicos con el país vecino. Algunos economistas también temen que las políticas económicas de Trump, como la imposición de derechos sobre China y el control de la inmigración podrían ralentizar la economía de Estados Unidos y hacer subir los precios. El oro es a menudo visto como una cobertura contra la inflación.

Hoy, el fondo de cobertura Bridgewater Associates, dijo que el mercado de valores podría caer en el dia más de un 10%.

Los precios del oro subieron en Asia el lunes, se espera que Fed revise las tasas esta semana y que se mantengan estable, sin perspectivas de alza de tasas en diciembre.

El oro para entrega en diciembre en la división COMEX de la Bolsa Mercantil de Nueva York subió 0,14% a $ 1,278.65 la onza troy. También en el Comex, los futuros de plata para entrega en diciembre subió 0,18% a $ 17.828 la onza troy.

Esta semana, la declaración de política de la Fed el miércoles y el viernes, el informe de nóminas no agrícolas del mes de octubre estará en el foco de atención, junto con reuniones de los bancos centrales del Reino Unido, Japón y Australia.
Los precios del oro subieron a casi un máximo en cuatro semanas el viernes pasado en medio de la demanda de oro como refugio. después de que el FBI dijo que revisaría más correos electrónicos relacionados con el uso de correo electrónico privado por parte de Hillary Clinton. Esta información provocó nuevas incertidumbres sobre las perspectivas electorales antes de las elecciones presidenciales del próximo 8 de noviembre, en medio de los temores de una victoria del candidato republicano Donald Trump.

El dólar cayó tras el informe, a pesar de la publicación de buenos datos sobre el crecimiento del tercer trimestre en EE.UU, que apoyó la apuesta por un alza de tasas de la Reserva Federal en diciembre. El producto interno bruto creció a un ritmo anual del 2,9% en septiembre y octubre.

Los economistas habían pronosticado un crecimiento de 2,5%. El informe también mostró que el gasto del consumidor EE.UU. se desaceleró a un 2,1% en el último trimestre, desde el 4,3% en el segundo trimestre. A pesar de la desaceleración en el gasto de los consumidores, el informe indica que la economía está lo suficientemente fuerte como para soportar mayores tasas de interés.

El valor del oro baja en Asia el martes, por culpa de un dólar más fuerte y sel aumento de las expectativas de un alza de tasas de la Fed a finales de año.

El oro para entrega en diciembre en la división COMEX de la Bolsa Mercantil de Nueva York cayó 0,07% a $ 1,262.85 la onza troy. También en el Comex, los futuros de plata para entrega en diciembre bajaron 0,18% a $ 17.572 la onza troy.
Durante la noche, los precios del oro se enfrentaron a una ola de venta, a medidas que crecen las expectativas por un alza de tasas de la Fed a finales de año.  El índice del dólar EE.UU., que mide la fortaleza del billete verde frente a una cesta ponderada de seis monedas principales, subió un 0,16% a 98,80.
El oro es sensible a los movimientos en las tasas de interés de Estados Unidos, que eleva el costo de mantener activos sin rendimiento, tales como lingotes de oro.
Pero los precios siguieron siendo apoyados por las expectativas de una mayor demanda de oro en la India. La temporada de festivales, la mayor temporada en India por la venta de joyas, arranca a a finales del mes. La India y China son los mayores compradores físicas de oro.

El oro subió el lunes, después de alcanzar un mínimo de cuatro meses en la sesión anterior, apoyado por un dólar débil, con los mercados enfocado en el segundo debate presidencial entre los candidatos  Hillary Clinton y Donald Trump.

La demanda de oro en Asia subió esta semana ya que los precios están cerca de su nivel más bajo desde principios de junio, mientras que en la India sube la demanda. El oro al contado subió un 0,6 por ciento a $ 1,263.80 la onza. El metal amarillo tocó un mínimo de sesión de $ 1,241.20 el viernes. El oro al contado terminó alrededor de 4,5 última semana en baja, su mayor caída semanal desde noviembre de 2015.

El índice dólar, que mide el billete verde frente a una canasta de seis monedas principales, cayó un 0,2 por ciento a 96,458. La controversia sobre los comentarios del candidato republicano Donald Trump acerca de las mujeres ha aumentado las expectativas de los mercados financieros de Estados Unidos  que su rival demócrata Hillary Clinton va a ganar las elecciones y ha dado un impulso en los mercados

El crecimiento del empleo EE.UU. disminuyó por tercer mes consecutivo en septiembre, pero no se espera que este dato impida a la Reserva Federal en subir las tasas de interés a finales de este año.
En el Comex, los fondos de cobertura y gestores de fondos redujeron sus posiciones largas netas en los contratos de oro a un mínimos en cuatro meses en la semana al 4 de octubre, ya que los precios se desplomaron.
Con la tecnología de Blogger.