Goldman Sachs ha recortado sus previsiones para el oro, cuyo precio cayó un 7 por ciento la semana pasada, citando como motivo principal la caída en las tasas de interés en los Estados Unidos y el recorte del programa de estímulo monetario de la Reserva Federal de EE.UU.


Goldman Sachs recortó su proyecciones para final del  2013: el precio del oro a 1.300 dólares la onza, a $ 1,050 la onza en 2014.

Subraya el banco que el nivel de compra de oro por parte de los bancos centrales no lograra compensar las ventas masivas de oro papel.

"Es importante destacar que seguimos esperando que la continua compra de oro de los bancos centrales no van a ser suficiente para compensar esta caída de los precios"

Goldman no cree que la demanda física puede tomar el relevo en la fijación de los precios del metal amarillo.
"Además, con la caída de los precios y el aumento de la demanda de joyas, hemos visto que este factor no tiene consecuencia en la fijación del precio."

El banco espera que la mejora de la actividad económica de EE.UU. para finales de este año y durante 2014 presionara a la baja los precios del oro. La última venta masiva de oro ha tenido lugar la semana pasada cuando la Fed comunico que consideraba reducir o para su actual política monetaria (compras mensuales de bonos del tesoro por $ 85 mil millones.)

La semana pasada, el metal registró su peor semana desde septiembre del 2011, cayendo al nivel de un año a $ 1,268.89 la onza.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.