Tras alcanzar un máximo de $ 1,921.17 la onza el 06 de septiembre 2011, el precio del oro ha entrado desde 2012  en una zona de turbulencia.

 Después de caer por debajo de 1.200 dólares la onza en julio de 2013 y un aumento más allá de los 1.400 dólares la onza a finales de agosto, el precio del oro se mueve alrededor de los $ 1,350.

Después de jugar plenamente su papel de refugio seguro para los inversores y alcanzar un máximo por encima de 1900 dólares la onza en 2011, el precio de la onza de oro ha comenzado una fase de corrección a principios de 2012.

Según un sondeo de Reuters publicado el jueves, se espera que el precio del oro permanezca deprimido en 2014, después de su primera caída anual en más de una década. Los inversionistas, envalentonados por la recuperación del crecimiento mundial, reducen sus tenencias de oro.

Los 22 analistas encuestados este mes por Reuters esperan que un promedio del precio del oro en $ 1,322.50 la onza para el año 2014 , cerca del precio actual en el mercado físico, en 1.335 dólares la onza.

Se espera que la ola de ventas de los inversores sea ya moderada. Los precios no deberían bajar significativamente, en comparación con los niveles actuales.

El oro, menos atractivo en los mercados financieros.

La mayoría de los fondos de inversiones que se especializan en el oro están tratando de deshacerse de sus existencias de metal precioso. Esta disminución del interés de estos  inversores en una constante en la evolución mas reciente del mercado del oro.

SPDR Gold Trust, el mayor fondo de inversión en oro en el mundo, ha informado de una fuerte caída de sus activos en los últimos tres meses. Desde el comienzo de este año, las reservas de los fondos se redujeron en aproximadamente 500 toneladas. SPDR Gold Trust perdió diez toneladas de oro por día ya que sus clientes inviertan su dinero en otros activos.

No es una sorpresa, sobre todo cuando los mercados ya no consideran al oro como una inversión estable. De hecho los importantes volúmenes de contratos vendido en la semana pasada se podrían explicar por el cierre de las posiciones de un fondo de inversión.

Desde inicio del 2013, el precio del oro ha caído casi un 30 % en el mercado.  Desde los últimos tres meses, su precio oscila entre 1.280 y 1.400 dólares por onza. El ligero aumento de los precios desde principios del otoño no ha permitido que los fondos siguen reduciendo su inversión en este activo, que fue uno de los más estables en el pasado, porque en el largo plazo, no ven factible un crecimiento de su cotización. El elemento fundamental de este planteamiento es la futura reacción del oro al fin de la política de la Fed.

El oro está estrechamente vinculado a la política de la Reserva Federal de EE.UU.

Los analistas financieros de todo el mundo coinciden en que los inversores no quieren más oro, ya que se espera que mejore la economía de los Estados Unidos. Tarde o temprano, la Fed reducirá su apoyo al mercado financiero. Y las tasas de intereses también se incrementarán. En este contexto, los inversionistas venderán su cartera de materias primas. Según este planteamiento, veremos no solo una caída en los precios del oro, pero también del barril de petróleo y de otros metales.

Sin embargo , todavía no es el momento de vender todo su oro.

Las previsiones más pesimistas prometen una caída por debajo del umbral de 1,150 dólares la onza, con un precio estable después.

Pero los inversores especializados en metales preciosos no esperan un fuerte descenso en los precios de otros metales preciosos. Esta es una de las leyes del funcionamiento de los mercados: la demanda de materias primas aumenta durante la fase de inestabilidad financiera y luego baja mientras la economía emerge de la crisis.

Pero si consideramos que el oro no es una materia prima (y no lo es, es una forma de dinero) y el constante auge de la demanda de oro físico en Asia, 1.000 dolares la onza parece el nuevo precio mínimo del oro.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.