han intentado satanizar la extracción de oro en el proyecto Molejón, que  ha sido concesionado a la empresa Petaquilla Gold, que aplica normas y técnicas internacionales en materia de conservación de  suelos, aguas,  forestación y  cumple a su vez con los cánones  que en materia de  conservación, exigen las entidades nacionales como la Autoridad Nacional de Ambiente, el Ministerio de Comercio e Industrias y asociaciones que velan por la conservación ambiental. Aunado a lo anterior, también generan una serie de efectos directos sobre las comunidades que habitan los alrededores de los proyectos pero  sin afectar la posibilidad de lograr  el desarrollo de una actividad que produce ingresos, desarrollo sostenible, mejoras en la calidad de vida de los comunidades, crecimiento laboral y profesional de sus residentes y otras muchas que  ya todos conocemos.
Molejón, un  proyecto  minero tiene una afectación directa sobre una extensión  de 100 hectáreas, cumple con todas las normas ambientales, nacionales e internacionales, está siendo monitoreado por las autoridades, acatando en todas sus partes los convenios de auditorías internas y externas en materia de gestión de prevención.

De ponerse a funcionar todas las concesiones mineras otorgadas  a saber, Cerro Colorado, Minera Panamá, Cerro Chorcha, Cero Quema, Santa Rosa, Viento Frío, y Cerro Viejo, al unísono en su mayor nivel de producción, afectarían alrededor de 5 mil hectáreas,  aplicándose los métodos de mitigación que exigen  los acuerdos internacionales a los cuales se someten todos los concesionarios. En contrapropuesta, los  colonos y campesinos, anualmente deforestan alrededor de 60 mil hectáreas, actividad que se expande año tras año, sin que los  conservacionistas y ambientalistas, le presten  atención a esto que lleva años, generando un verdadero peligro para  la conservación de la flora y fauna.

Todas las concesiones otorgadas por los gobiernos anteriores, han sido debidamente  revisadas por las autoridades actuales y certificadas, mediante la aplicación de los protocolos que rigen en el mundo en materia de explotación minera.  Los parámetros establecidos se cumplen al pie de la letra,  lo que garantiza el desarrollo de las áreas  aledañas a los proyectos,  permitiendo que los  residentes en esos sectores eleven su nivel de vida.

No se vale, que aquellos que se oponen a los proyectos, utilicen los medios de comunicación para  mentir de manera descarada acerca de hechos que solo existen en sus mentes calenturientas, alimentadas por los aportes  que en miles de dólares les llegan de otros países. Aseverar que existen nacimientos con malformaciones, producto de la contaminación con cianuro, es una de  las mentiras que repiten esos “supuestos” ambientalistas financiados para tratar de satanizar los proyectos  y sumar corrientes de opinión  a su grupo sobre la explotación minera. Es una lástima que empresas de comunicaciones serias, presten sus instalaciones a estos charlatanes, que han encontrado un medio de  sumar dólares a sus cuentas personales, atacando una actividad que bien aplicada, representa desarrollo para todos en el país.

Mencionar a la vez, que existe complicidad entre las autoridades del MICI y de la ANAM, y los más altos funcionarios del gobierno para la explotación minera es otra mentira que repiten cada vez que pueden. Olvidan mencionar que  han sido los científicos,  geólogos y otros especialistas, quienes han avalado el potencial minero que tiene nuestro país y la importancia que reviste que podamos  sacarle el debido provecho a ese potencial, generando empleos, tributos fiscales, desarrollo de las poblaciones, mejoramiento en la calidad de vida  de muchos y abriendo el mercado mundial a Panamá como  exportador de oro y el cobre.

Se está pues actuando en el camino correcto. Observando las normas de conservación  que exigen  los tratados internacionales, Panamá será en poco tiempo, toda una potencia  económica debido a  los recursos cupríferos que la naturaleza nos brindó.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.